concursos literarios artgerust

10.10.2013 in Concursos literarios, Literatura by lavigaenmiojo 18

Sobre microrrelatos, chistes, y plagios en concursos literarios

[adrotate banner=”1″]

la-risa-bilbaoAyer contactaba conmigo el periodista argentino Mauricio Runno para preguntarme mi opinión sobre la polémica que ha suscitado el microrrelato ganador del premio internacional de microrrelato de la Fundación Cesar Egido Serrano. Presentado por el escritor argentino Armando Macchia, bajo el título El francotirador, el micro, que se ha llevado la abultada cantidad de 20.000 dólares, tiene un final muy parecido al de un chiste que circula por Internet. Este es el micro:

Todos los días, mientras esperaba el ómnibus, un niño me apuntaba desde un balcón con el dedo, y gatillaba como un rito su arma imaginaria, gritándome “¡bang, bang!”. Un día, solo por seguirle el rutinario juego, también yo le apunté con mi dedo, gritándole “¡bang, bang!”. El niño cayó a la calle como fulminado. Salí corriendo hacia él, y vi que entreabría sus ojitos y me miraba aturdido. Desesperado le dije “pero yo solo repetí lo mismo que tú me hacías a mí”. Entonces me respondió compungido: “sí señor, pero yo no tiraba a matar”.

A mí el caso, y así se lo he comentado a Mauricio, me suscita dudas; el problema está en la idea central, pero no en la redacción ni en su desarrollo, y al parecer está siendo investigado.

Me preocupa bastante más que el día siguiente, hoy, me encuentro una noticia idéntica, pero sobre un concurso mucho más cercano: el certamen de microcuentos La Risa de Bilbao. Tan solo unos días más tarde de la entrega del premio, el ganador ha sido descalificado por plagio. E igualmente estamos hablando del plagio de un chiste. Este es el microrrelato:

La vaca se desperezó aturdida, deslumbrada por el sol, tras una noche infame en la que se emborrachó dos veces: la primera, una mezcla de ginebra, vodka y tequila no lograron pasar del retículo y el rumen de su estómago, vomitando todo su contenido. Como buen rumiante volvió a beberse el líquido regurgitado, que fue absorbido en el omaso y fermentado en el abomaso, ocasionándole la segunda borrachera. Al despertar, se encontraba en mitad del desierto. Sin comprender cómo había llegado hasta allí, desorientada, miró el paisaje a su alrededor y exclamó:
– ¡Joder, me he comido todo el césped!

No tengo a mano el chiste, pero me temo que este caso puede estar más claro. Estábamos ante un concurso de micros de humor, y me imagino que la tentación era muy grande, no lo sé. Que nadie se lleva las manos a la cabeza, trampejas en los concursos literarios ha habido toda la vida, lo que ocurre es que ahora con Internet, y más tratándose de textos tan breves, es más fácil detectarlas. Yo os puedo contar que en una ocasión quede finalista en un certamen, y al buscar por curiosidad los nombres de los ganadores me enteré de que alguno había usado el mismo cuento para ganar en varios certámenes sin molestarse siquiera en cambiar el título. No dije nada, los que hemos crecido odiando al Peloto de los tebeos de Zipi y Zape nunca decimos nada…

Hay otro tema que me preocupa más que los plagios, y es el desprestigio de un género, o súbgenero literario que amo, el del microrrelato. En los últimos meses ha habido bastante movimiento en un blog, La medicina de Tongoy, cuyo autor ha despedazado varios libros de microrrelatos, a mi juicio de forma injusta. A pesar de ello, no puedo dejar de observar que los que defendemos el microcuento como forma de expresión literaria saltamos a defenderlo de forma gregaria, y la reflexión que deberíamos hacer es qué quizás esto no sea bueno, que quizás deberíamos ser nosotros los que eleváramos el listón de la exigencia. No dudo de que hay chistes que en si mismos atesoran gran creatividad, pero el microrrelato tiene que ser más, mucho más. Siempre habrá gente que lo critique injustamente, pero estarán en su derecho, así que al menos deberíamos intentar no darles munición a manos llenas.

Related Articles
This article has 18 comments
  • vraggio 10.10.2013 12:34 pm

    alguien ganó 20000 dólares con un microrelato que incluia ese chiste malo, trillado y predecible!?
    quién era el jurado?
    el de la vaca por lo menos tiene gracia.

    • lavigaenmiojo 10.10.2013 12:41 pm

      Pues a mí me gusta más el otro micro. Ahora bien, el ganador de un premio de 20.000 dólares debería rozar la perfección.

  • Anna Jorba Ricart 10.10.2013 1:17 pm

    A mi me parecen una vergüenza estas cosas. Una falta de respeto para quien es fiel a las bases de estos concursos, que citan expresamente que los relatos sean originales e inéditos.
    Garrafal es no hacer el trabajo bien por parte de unos miembros de jurado que no contrastan o lo hacen a la ligera las características del relato presentado. Dan ganas de no concursar más porque son demasiadas veces que se ven cuando no estos plagios, otras veces trampas y ya no digo el trasfondo de intereses, amiguismos y demás guisas que se cuecen.
    No me parece tan mal el hecho de presentar un texto a varias convocatorias. Ahora no recuerdo para poder citar nombres pero me consta que escritores consagrados, hicieron rondar su obra de allá para acá, en concursos, hasta conseguir que fuera tenida en cuenta.Yo misma lo hago. Reviso el texto, lo modifico para mejorarlo y lo reenvio a otros certámenes.
    El enlace a la feroz critica de la Medicina de Tongoy , me ha gustado, aunque me parece excesiva y demasiado dura.
    Un saludo y te sigo en Facebook. Aprovecho para enviarte mi agradecimiento por tu puntual y siempre atenta información.

    • lavigaenmiojo 10.10.2013 1:21 pm

      Las crítica de Carlos el blogger de Tongoy, en el caso del microrrelato, no me suelen paracer objetivas, y así se lo he comentado a él un par de veces, sin más, no merece la pena volver a ello. El caso es que hoy le estamos dando munición a los que desprecian el microrrelato. Tampoco me parece un drama, por otra parte 😉

  • maria angelica vicat 10.10.2013 3:09 pm

    El jurado del concurso de novela La Nación-Sudamericana 2006 decidió revocar el fallo que establecía como ganadora a la obra Bolivia Construcciones, de Sergio Di Nucci, luego de constatar que el texto contiene fragmentos de la novela Nada, de la escritora catalana Carmen Laforet.

    Las semejanzas fueron señaladas al jurado por un joven lector, Agustín Viola, de 19 años, que acababa de leer la novela española, publicada en 1944 y ganadora de la primera edición del premio Nadal en 1945, señala el diario La Nación en su edición de hoy.

    En ningún tramo de Bolivia Construcciones -firmada por Bruno Morales, seudónimo de Di Nucci- se menciona a la novela Nada, ni a su autora Carmen Laforet.

    El jurado, integrado por los escritores Carlos Fuentes, Tomás Eloy Martínez, Griselda Gambaro, Luis Chitarroni y Hugo Beccacece, encontró las similitudes entre ambas obras particularmente en los pasajes que van de la página 167 a la 200 de Bolivia Construcciones.

    La declaración del jurado en la que fundamenta su decisión reconoce “que las distancias entre texto ajeno y propio, entre copia y originalidad, son muy difusas” y señala que “la manera en que se efectúa la apropiación es la que determina su validez dentro del discurso literario”.

    “En el caso de Bolivia Construcciones, los fragmentos de Nada incluidos con mínimos retoques no significan una reescritura. La novela avanza, las situaciones siguen porque Carmen Laforet las aporta”, afirma el jurado.

    El texto también se refiere a la ética del autor, por no haber adjudicado a quien correspondía la autoría de los pasajes. “La ética de un escritor, su honestidad intelectual, consiste en adjudicar a quien corresponda lo que no es fruto de su propio trabajo. Por todo eso y de acuerdo con los requisitos y facultades conferidas en las Bases del Premio de Novela La Nación -Sudamericana 2006, el jurado resuelve revocar el fallo”.

    Di Nucci justificó su proceder en diálogo con La Nación y afirmó que siempre habló “de la reescritura como un principio constructivo de la novela, que por algo se llama Bolivia Construcciones”.

    “Hubo ya trabajos académicos que identificaron y elogiaron ese procedimiento,(…). Con sólo introducir una única modificación un mismo texto cuenta otra historia”, dijo Di Nucci.

    El autor de Bolivia Construcciones aseguró que nunca quiso perjudicar a Carmen Laforet y que por el contrario quiso que la novela Nada “tuviera más lectores y no menos”.

    “ Nada es una novela clásica que se enseña a los chicos en el secundario. Quise que Nada se reconociera en Bolivia Construcciones. Es decir, se quiso mostrar a Nada, no se la quiso ocultar, lo cual hubiera sido muy fácil.” Sin embargo, en ningún pasaje de novela existe la mínima mención a la obra de la autora cata

    • lavigaenmiojo 10.10.2013 3:11 pm

      Es un asunto viejo, 2006, ¿lo pones como ejemplo?

  • Carlos 10.10.2013 6:12 pm

    Esta es una de las versiones, entre otras, que circula en la Web. La entrada es de 2003. Compárese el cuento ganador con este chiste y si alguien aún duda del plagio le recomiendo que vaya al oculista de urgencia. El enlace es http://chistes-losmejoreschistes.com/chistes/tag/tire/
    Todos los días pasaba por una casa un repartidor de periódicos, el cual siempre que entraba al patio delantero a dejar el periódico, encontraba a un niño que lo esperaba, y con la mano y el dedo apuntándole, le hacía:
    – ¡Pum, pum, pum! -Simulando disparos contra el repartidor-.
    Esto era cosa de todos los días, todos los días. Pero un día el repartidor dijo:
    – Ah no, hoy le voy a seguir el juego, porque ya me tiene cansado que todos los días me dispare, aunque sea de mentiras.
    Entonces, llega al otro día, entra al patio, y observa que el niño está en el techo, entonces el repartidor le apunta con el dedo y dice:
    – ¡Pum, pum, pum, y pum!
    Cae el niño al suelo desde el techo, y entonces el repartidor asustado corre hacia él, y le dice:
    – Niño, niño, ¿Estás bien?
    El niño le responde medio inconsciente:
    – ¡Yo nunca te tiré a matar!

  • Encarna Martínez 10.10.2013 6:23 pm

    Yo escribí al jurado al respecto y también sobre el segundo premio. Esto es lo que dije:

    Excelentísimos señores del jurado de la III Edición del Concurso Internacional de Microrrelatos Fundación César Egido Serrano – Museo de la Palabra:

    Al leer el relato ganador me he quedado petrificada. Como no concursaba he buscado las bases por si habían variado tanto como para admitir la copia directa de un chiste que ya escuché de pequeña a mi abuela (tengo 52 años). Como eso no lo puedo demostrar, he buscado en google y les presento la prueba, en la que se confirma que lo único original es el título: El francotirador.
    (Disculpen la ortografía, pero lo pego tal cual):

    un hombre sale del trabajo y pasa por un obra,y ve un hombre en la parte superior que hacia señas con la mano como si le disparara y hacia:takatakata.
    al otro dia,igual,y al siguiente tambien.
    un dia sale del trabajo y ve al hombre y cuando el otro hace señas este responde haciendo como si tirara un granada,i cuando hace el soinido de la explocion el otro hombre se tira y cae,SPLASH el hobre se hacerca y le dice:”por que se tiro”
    el hombre desde el suelo le contesta:”por que me tiraste un granada”
    el hombre,confuso le pregunta:”vos me disparabas”
    y el hombre desde el piso contesta:”si,pero yo no tiraba a matar”

    09/07/2005 12:16:11

    http://zonaforo.meristation.com/chistes-matutinos-t382240.html

    Otra versión::
    Por: Jair – Boquilla , Camargo – Chihuahua – México
    rec.:16/sep/2000 pub.:19/oct/2000 Enviado:11/may/2005

    http://www.chistes.com/Clasificacion.asp?ID=101&Pagina=9

    Este era un muchacho que pasaba todos los días por un manicomio en una bicicleta, desde la ventana de arriba del manicomio un loco le disparaba con la mano, hasta que el muchacho se hartó.

    El día siguiente cuando pasaba por el manicomio, el loco le hacía pum, pum, pum, y el muchacho desde abajo le grita:

    ¡Pam!

    El loco se dejó caer gritando:

    ¡Yo nunca te tiré a dar!

    Como verán, es descarado: una copia con puntos y comas.

    Y diré también que si éste es una copia, a mí me parece un plagio o, como mínimo, nada original el áccesit del microrrelato en inglés, que también procede de chistes de manicomios y psiquiatras de cuando aquellos existían, en los que el médico quedaba como igual o más loco que el paciente. Al menos, los chistes tienen su gracia, cosa de la que carece el relato que yo considero un plagio. Basta cambiar Psiquiatra por celador e inventarse una locura alucinatoria que éste se creerá al igual que el loco. Hay muchos ejemplos que no me vienen a la cabeza, pero copio y pego también de google algunos que se asemejan, como digo, lo suficiente como para restar originalidad al relato:

    En una oportunidad estaban unos locos arrastrándose en el patio del manicomio y había gran euforia entre los locos observadores. En eso, los ve el director del manicomio y le dice a su asistente que fuera a ver que sucedía, el asistente acudió inmediatamente.
    Pasó 1 hora, 2 horas y los locos seguían arrastrándose uno por uno y el asistente no regresaba. Al rato llega todo sucio y el director le pregunta:
    ¿Qué sucede?
    Bueno, responde el asistente, es que había un loco que le estaba dando 2000 bolívares al que pasara por debajo de una raya que él había hecho en el piso.
    El director dice:
    Y usted, ¿Por qué se tardó tanto?
    Bueno, es que 2000 bolívares son, ¡2000 bolívares!

    Por: Yomaira – Venezuela
    rec.:18/ene/2001 pub.:17/feb/2001 Enviado:17/feb/2001

    http://www.chistes.com/Clasificacion.asp?ID=101&Pagina=22

    Estaba un loco parado en le medio del patio del manicomio, y gritando una y otra vez.. ¡SOY UN POSTE, SOY UN POSTE, SOY UN POSTE!
    Al transcurrir más de tres horas, el director del manicomio llama al enfermero, y le dice:
    Vaya y me agarra a ese loco, y me lo encierra en su cuarto.
    ¡No doctor! ¿Está usted loco? ¿Y si me da la corriente?

    Por: Ulises – Venezuela
    rec.:31/ago/2003 pub.:13/nov/2003

    http://www.chistes.com/Clasificacion.asp?ID=101&Pagina=23

    El director del asilo invita a los periodistas para hacer un recorrido por las instalaciones del manicomio, así va explicando algunas ocurrencias de los locos.
    Y un periodista le dice:
    Señor director, ¿qué hace ese loco agarrado de las ventanas?
    El director le dice:
    Ese cree que es una mosca.
    Continúan por el trayecto y ven a un loco colgando de la lámpara, y nuevamente pregunta el periodista:
    ¿Y qué hace ése ahí, no sería mejor bajarlo para evitar un accidente?
    El director responde:
    Jamás, nos quedaríamos sin luz.

    Por: OPO MARIN – SAN JOSE COSTA RICA – Costa Rica
    rec.:15/jul/2002 pub.:25/jul/2002

    http://www.chistes.com/Clasificacion.asp?ID=101&Pagina=26

    O este otro -que seguro les hará sonreír-, del cual olvidé tomar la referencia, pero está en muchas páginas de humor::

    Manicomio

    Iba un inspector caminando por los pasillos de un manicomio, acompañado del director,
    haciendo la inspección de rutina, cuando por atrás pasa un interno corriendo a toda prisa,
    haciendo el ruido de una motocicleta.
    El inspector le dice al director:
    – ¿Podría decirle a ese interno que no haga eso?
    – ¿Por qué? ¿le molesta el ruido?
    – ¡No, me molesta el humo!

    En fin, a ustedes les corresponde, como jurado, tomar las decisiones, que en este caso me temo que no serán agradables porque está bien claro, al menos en el caso del ganador, que es una copia literal de un chiste de toda la vida.

    • lavigaenmiojo 10.10.2013 8:40 pm

      Buff, la verdad Encarna, es que algunas versiones del chiste se parecen al micro más que la primera que yo había leido. Demasiado.

  • Carlos 10.10.2013 7:15 pm

    El micro ganador del concurso del Museo de la Palabra, a mi modo de ver, es un plagio con todas las de le ley. La historia es la misma, idéntico principio, desarrollo o secuencias y final literal. No se trata de una manera distinta de desarrollar una misma historia.
    Creo que el Museo de la Palabra haría bien en aplicar el mismo argumento que ha hecho decidir al jurado del concurso La Risa de Bilbao para revocar el premio: se «sustenta en la misma idea y tiene el mismo final que un chiste anónimo que se encuentra en varias páginas de Internet»

    Uno de los problemas de este premio estriba en la composición del jurado: 23 embajadores. Sí, sí, lo habéis leído bien, em-ba-ja-do-res, nadie afín al escenario literario ni bregado en concursos literarios,
    Es de desear que la immunidad diplomática que poseen no les impida revisar el premio otorgado.

    Y un par de preguntas que dejo al aire: ¿de entre más de 22.000 microrrelatos, no había ninguno que superase al premiado? ¿Por qué no se dieron a conocer los 36 que se seleccionaron de entre los 300 finalistas, y que, según las bases son los únicos (esa treintena) que leería ese jurado compuesto exclusivamente por diplomáticos?

  • Daniel Guajardo 10.10.2013 8:07 pm

    No creo que acá la cuestión sea el monto del premio, que de por si, en este caso es elevado.
    El tema es que es un relato muy menor, y no quisiera juzgarlo solamente desde la mirada el gusto. Además, es un tema completamente recurrente y nada original. Si esto es lo mejor que se pudo seleccionar entre las miles de obras presentadas o dudo del criterio del jurado (con todo su respeto), o ciertamente el nivel de las letras hispanoamericanas es muy pobre.
    Coincido con vos de que el relato debería rozar la perfección y me permito agregar que una originalidad en su concepto que esté fuera de toda duda.

  • Bypils 11.10.2013 8:20 am

    El plagio ha existido siempre pero es en esta época en la que todo está ínterconectado 2.0, cuando es más fácil descubrirlo y denunciarlo.
    El micro es difícil.Condensar la excelencia en un número finito de palabras…No es un chiste.;-)
    Un saludo.

    • lavigaenmiojo 11.10.2013 8:23 am

      Totalmente de acuerdo, Bypils

  • Iván Rincón Espriu 11.10.2013 11:06 pm

    La Fundación César Egido Serrano – Museo de la Palabra, en vez de responder a la controversia, los reclamos, el descontento por el fallo fallido de un jurado formado por gente ignorante del tema (si acaso no es más bien deshonesta y estúpida), en Facebook, borra todos los comentarios críticos de los participantes en el concurso y, al hacerlo, atenta contra la palabra que dice representar. La censura en este caso, además de incongruencia, es cobardía.

  • Iván Rincón Espríu 13.10.2013 7:32 am

    Macroburla de microcéfalos sin chiste

    Acerca del fallo fallido en la III Edición del Concurso Internacional de Microrrelatos Museo de la Palabra

    http://goo.gl/ojkzZJ

    (texto en Facebook)

    • lavigaenmiojo 14.10.2013 12:27 pm

      Interesante punto de vista, Fernando. Creo que no todo puede pasar por apuntarse al linchamiento.

  • nicobonder 28.10.2013 7:25 pm

    Creo que además de desprestigiar el género, desprestigian a los concursos.
    Es increible que uno se esfuerce en buscar ser original, escriba decenas de cuentos bien logrados, que se presente a cientos de concursos y ver después que alguien se lleva 20000 dólares con un chiste, y encima un chiste robado.
    No dan muchas ganas de seguir presentándose a esos concursos.

copyright 2008-2010 La viga en mi ojo | some text here if you want

Using AcosminGAZZETE designed by Acosmin Premium