Me cabreaba en grado sumo que después de toda una semana separando la basura, mi marido echara todas las bolsas en el mismo contenedor. Por eso un día decidí acabar con todo este asunto, y echar en un sitio la ropa, en otro los restos orgánicos, y en un tercero su anillo y su reloj.

A %d blogueros les gusta esto: