[adrotate banner=”1″]

Daremos el beneficio de la duda, pero una vez más se da la circunstancia de que un premio literario con una dotación muy grande, y una proyección mediática fuerte, es ganado de nuevo, por un escritor con su propia, y evidente, repercusión mediática, como Maxim Huerta, más conocido por su labor de presentador que por sus incursiones en las letras.

El beneficio de la duda aunque solo sea porque el jurado estaba presidido por la genial Ana María Matute.

Trenéis toda la información al respecto en esta noticia de Europa Press

A %d blogueros les gusta esto: