Corría el año 1941 y una niña observaba desde una ventana, entre curiosa y divertida, a los protagonistas de una boda inminente. La fecha concreta era 22 de julio, y la niña se llamaba Ana Frank.

Un año después esta niña ya estaba confinada en “la casa de atrás”, conocida actualmente por todos como La Casa de Ana Frank, un lugar cuya visita os recomendaba hace ya cuatro años si tenéis la oportunidad de pasar por Amsterdam. La Casa es mucho más que un edificio, ya que alberga una Fundación que salvaguarda el legado de la niña escritora. La última acción de dicha Fundación ha sido abrir un canal propio en Youtube en el que tienen previsto difundir “tanto videos ya publicados anteriormente como material fílmico inédito sobre la niña judía“.

Buena prueba de ésto es el vídeo que tenéis sobre estas líneas, con las únicas imágenes en movimiento que existen de Ana Frank.

Lo he encontrado en La Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: