La uva número tres

Pascual se atragantó con la tercera uva de la suerte. Con los ojos aún más saltones que de costumbre miró a Eva boqueando como un salmón fuera del agua, mientras únicamente profería algo similar a un silbido. Eva se lo pensó hasta la novena campanada, se levantó, y tras echar un último vistazo al precioso vestido de Igartiburu en la pantalla del televisor, se fue a poner el camisón.

A %d blogueros les gusta esto: