[adrotate banner=”1″]

Este post fue publicado originalmente en Librista, guía y comparador de e-readers, el día 13 de septiembre de 2013, bajo el título “A favor (o en contra) de regalar la copia digital al comprador de un libro en papel”.

Ya estamos en septiembre, y la actualidad empieza a recuperar poco a poco el pulso. Y como viene siendo habitual, nos guste o no (porque a algunos les gusta mucho y a otros no les gusta nada), desde Amazon se empeñan en darnos mimbres para el debate a todos aquellos que nos apasiona lo que está pasando en torno a la literatura y el libro digital.

kindle-matchbookLa noticia, siendo honesto, más de la semana pasada que de la presente, es que el gigante americano tiene previsto ofrecer a precios muy baratos, por debajo de los dos euros y medio, e incluso gratis, los e-books de libros que anteriormente hayan sido adquiridos en papel. Como siempre, en Amazon no se andan con tonterías, y tal como explica Rosa Jiménez Cano en su artículo de El País, la oferta es retroactiva, es decir, estarían incluidos en ella titulos puestos a la venta desde 1995, cuando Amazon vio la luz, siempre que estén presentes en el catálogo asociado a esta promición que arrancaría con unos 10.000 títulos. Como casi todo lo que hace esta empresa, en Estados Unidos es inminente, y en España ya se verá si llega algún día. Por cierto, el “invento” ha sido calificado como Kindle Matchbook, y mi compañero Carlos, además de explicarlo bastante mejor que yo ha recogido algunas opiniones de peso sobre el asunto.

Como siempre que sala a la palestra una novedad de este tipo, es interesante también leer las opiniones de gente relacionada con el sector de la literatura digital en redes sociales y comunidades de opinión. Una crítica que he leido, y me ha parecido interesante es que Matchbook minusvalora el formato digital, considerándolo un subproducto del papel. (Lo siento, pero no recuerdo quién lo comentó).

Puedo estar parcialmente de acuerdo, pero como todos sabemos el lenguaje es perverso, y se puede pensar eso, pero a la vez argumentar que si lo que queremos poner en valor es la obra, esté en el formato que esté, el hecho de favorecer que quien ha pagado en papel, acceda de forma más “económica” a otros formatos tiene cierta lógica.

Para solventar este entuerto voy a recurrir al post que escribe Marc. R. Soto en su blog Y perder los papeles…, donde al respecto comenta que lo justo sería hacerlo también a la inversa; es decir, si alguien ha adquirido el e-book, que obtenga un descuento importante si después quiere el libro en papel. Me parece una excelente idea.

Volviendo al principio del artículo, y conste que no hablo de Amazon, sino en general, estoy seguro de que más de un lector se va a alegrar si le regalan el e-book de su novela favorita, por ejemplo, si su ejemplar en papel se ha deteriorado, o si es una obra de las que destacan por su volumen, tanto o más que por su calidad.

A %d blogueros les gusta esto: