Desde los 17 años está convencido de que es un zahorí de esos, el Manuel, sí. Ahí anda con el palito todo el día, palante y patrás. Un día le tuvo a su padre, y mira que está jodío el hombre, cavando durante cuatro horas. Que allí había agua seguro, que allí había agua seguro…

¿Qué va a haber? Ná, no había ná.

No, si él es buen chaval, le falta un hervor, eso sí. O tres o cuatro, dice mi mujer. Pero es buenico. Mire, si allí viene con el palo.

No, no, no me inventó ná, créame. Como que me llamo Andrés.

¿Y esto cuándo dice que sale?

A %d blogueros les gusta esto: