concursos literarios artgerust

22.10.2015 in Microrrelatos by lavigaenmiojo 1

El sustanciero

Habían pasado tres semanas desde la detención del sustanciero, y la conmoción era enorme en el barrio. Tres semanas desde que se descubrió que el malandrín asesinaba cada fin de semana a una moza casadera de la comarca, y que ese era el secreto de aquellos huesos tan delicados con finísimos jirones de carne.

Tres semanas en las que, con el nuevo sustanciero, la calidad y el sabor de nuestros caldos y cocidos había disminuido de forma notable. Y no, eso en el barrio no lo íbamos a tolerar.

Related Articles
  • Jaque Mate

    Me acerque a la funeraria para poner en orden los papeles de mi tío Basilio. Las oficinas daban directamente a la calle, en un local comercial. Ya de ...

  • Lucidez

    Dos horas antes de morir, a media tarde, el abuelo tuvo unos inquietantes momentos de aparente lucidez. Los delirios se desprendieron como un velo, ab ...

  • La fuente de los deseos

    Cuando el último autobús repleto de turistas abandonaba la plaza, los niños del pueblo nos quitábamos los zapatos, nos arremangábamos el pantaló ...

This article has One comment

copyright 2008-2010 Lavigaenmiojo | some text here if you want

Using AcosminGAZZETE designed by Acosmin Premium

A %d blogueros les gusta esto: