Cogiendo un dirigible en el Empire State Building

El proyecto contemplaba que la sala de embarque estuviera en la planta 86, y que mediante un ascensor privado se subiera a la cima de la torre, piso 102, y que allí, gracias a una pasarela, se accediera a los dirigibles. La terminal nunca llegó a ver la luz, ya que pronto se comprobó que los movimientos propios de un edificio de tanta altura lo hubieran hecho muy peligroso.

Me acabo de dar cuenta que el titular va a causar estupor en Argentina…, en fin, sigamos. Supongo que más de uno de vosotros será seguidor de la serie Fringe, (yo sí), y que se habrá fijado que en uno de los capítulos un personaje acudía, en la realidad alternativa, acude al Empire State Building, para emprender un viaje, ya que el célebre rascacielos es allí una terminal de dirigibles.

En otros muchos capítulos se ven zeppelines, o dirigibles, como un medio colectivo habitual de transporte colectivo. Que esto sucediera en una supuesta realidad alternativa podría ser más o menos plausible, si allí no hubiera sucedido el accidente del Hindemburg. Aunque la cruel realidad es que probablemente esta tecnología muy pronto se hubiera rebasado por otras.

De todas formas es interesante especular sobre esto, y bonito de recordar si tienes la fortuna de subir a lo más alto del Empire. Eso es lo que hago en este post de La Maleta de los Viajes.

Tagged with:
A %d blogueros les gusta esto: