Blog de escritor, ¿dónde, cómo y por qué?

Antes que nada la primera pregunta a responder sería: ¿necesito un blog de escritor?, ¿blog o web? Mi respuesta a esto sería que sí, que a pesar de tu más que probable presencia en un montón de redes sociales, nunca está de más tener tu propio rincón, donde informes sobre tus libros, dónde obtenerlos, tu actividad diaria, y a partir de ahí todo lo que quieras. Dicho esto, tendrías que decir dónde y cómo lo tienes, si con dominio y alojamiento propios, o alojado en alguna plataforma. Citaré también alguna opción intermedia. Sobre la disyuntiva web o blog, es sencillo, hay plataformas como WordPress que aunque las citemos siempre al hablar de blogs, sirven para crear cualquier tipo de web, con zonas más o menos estáticas. Yo te recomendaría que aunque optes pro primar información más o menos fija, reserves un espacio a modo de blog dentro de tu web. Exploremos las posibilidades:

  • No quiero ninguna complicación: Bueno, si ese es tu caso lo más sencillo es que te asomes a Blogger, o a WordPress.com, (no confundir con el .org que citaré luego). Allí tendrás en dos patadas un blog con una plantilla a elegir y una dirección del tipo miblogchupiguay.wordpress.com o miblogchupiguay.blogspot.com.es.
  • No, no, menos complicaciones todavía: Me lo pones difícil, pero te aconsejo probar una de estas dos redes sociales: tumblr o medium. Medium lo creó una persona que estuvo en Twitter antes, podrás crear rápidamente un blog sencillo, aunque yo no lo veo para una web un poco más completa de escritor, sinceramente. Sobre tumblr hablé largo y tendido aquí.
  • Yo me lío la manta a la cabeza con todas las consecuencias: Tendrás que dedicar más tiempo, pero tu blog será tuyo, y unicamente tuyo. En este caso la mejor opción es entrar en WordPress.org, descargarte el software e instalarlo. Previamente necesitarás escoger una empresa, como Arsys, que te proporcione el hosting, y donde puedas reservar también el dominio adecuado; elígelo con cuidado. Después te recomiendo elegir l plantilla con paciencia, hay muchas opciones gratuitas, pero si quieres algo más sofisticado tendrás que mirar las plantillas de pago, como la de este blog. No hay prisa, puedes empezar con las gratuitas.
  • ¿Alguna opción intermedia?: Sí, hay un apaño intermedio que es muy sencillo. Consiste en elegir cualquiera de las opciones que menciono en los dos primeros puntos, pero que el blog tenga dominio propio. Obviamente tendrás que reservar el dominio, y seguir las instrucciones que te den al respecto en la plataforma que hayas decidido usar.

¿Te animas?

El millonario, de Venance Konan #100lecturasafricanas

La vida de Aladji, vendedor de corderos e imán en un barrio humilde, da un vuelco cuando su hijo Mohamed gana un premio de la lotería. Se enfrenta entonces a un dilema vital: seguir los preceptos del Corán, y renunciar al premio, o entregarse a los sueños de una vida más fácil. O intentar convencer a todos, también a él mismo, de que las dos vías son compatibles. Solo hace falta una buena capa de retórica. Y poca vergüenza. Una fábula sobre el dinero y su capacidad de transformar los principios. Un relato sobre los deseos legítimos de una vida mejor en tiempos de crisis y las ambiciones no tan lícitas que se persiguen a cualquier precio.

Cuando Sonia, del blog LitERaFRicAs me propuso aportar mi granito de arena a la campaña #100lecturasafricanas le dije que sí al momento. Mi conocimiento sobre la literatura de este continente, tan grande y tan diverso, que tenemos tan cerca es muy limitado, pero gracias a mi colaboración con la editorial 2709 books he podido descubrir a un autor que es para mí ya imprescindible.

Me consta que una de las intenciones de Marina, entre otras muchas, cuando pone en marcha un proyecto como 2709 books es que nos acerquemos a la literatura, de momento africana, (estoy seguro que algún día abrirá el abanico de autores), despojándonos en primer lugar de cualquier tópico y estereotipo que tengamos en mente. Y para eso, especialmente si es uno de los primeros acercamientos, como en mi caso, Konan es perfecto.

Cuando le recomiendo un libro de Venance Konan a un amigo, o a un blogger literario lo primero que le digo es que es muy divertido, que todas sus historias hacen gala de una ironía muy fina. Después ya le comento de qué va el relato, o de si va a verse en él reflejado algún aspecto de la vida cotidiana en Costa de Marfil. Pero al final las pulsiones, anhelos, deseos que nos mueven a todos son los mismos en cualquier rincón del globo: el sexo y la política; el trabajo, la propiedad privada y la fiesta; la religión

En el caso de El millonario, que es último relato de Konan que ha visto la luz en castellano gracias a 2709 books, chocan, de nuevo la religión, y el dinero, obtenido por un juego de azar. Un dilema moral, muy humano, en el que se ve envuelto un imán de barrio, Aladji. Yo creo que os hará reflexionar, no en vano son disyuntivas que existen desde que el hombre empezó a vivir en sociedad, pero sobre todo os hará esbozar una sonrisa.

Mientras los dos ancianos hablaban, Aladji reflexionaba a toda velocidad. Veía cómo se esfumaban sus sueños de ir a La Meca y casarse con la pequeña Fatoumata. Todo por culpa de esos dos viejos que habían ido a recordarle que el Corán prohíbe los juegos de azar.

Venance Konan. Venance Konan nació en 1958 en Bocanda, Costa de Marfil. En el colegio le picó el gusanillo del periodismo y en 1987, de vuelta en su país a los pocos días de doctorarse en Derecho por la Universidad de Niza, se unió al equipo del periódico Ivoir’ Soir y pudo entregarse a su pasión. En 1993 obtuvo el premio al mejor periodista de investigación de Costa de Marfil por una serie de reportajes sobre la guerra en Liberia y la droga en su país. Entre los años 2002 y 2006 fue el responsable de grandes reportajes en Fraternité Matin y, más tarde, corresponsal en Afrique Magazine. Tras las elecciones de 2010, vivió en la Maison des Journalistes de París. Volvió a Costa de Marfil en abril de 2011 y, desde entonces, es redactor jefe del grupo Fraternité Matin.

Foto y © de Abdoulaye Coulibaly.

Romance Festival 2014, ¿serán así las ferias literarias del futuro?

Romance Festival 2014, ¿serán así las ferias literarias del futuro?

[adrotate banner=”1″]

romance_festival_2014-300x256Gracias a un artículo de Alfredo Álamo en Lecturalia, me entero de que el grupo editorial Harper Collins ha organizado un festival literario que va a transcurrir íntegramente en Internet. Inmediatamente ha sucitado mi curiosidad y he buscado más información sobre el evento. Recuerdo hace unos años una idea similar puesta en marcha por el portal de autopublicación Bubok que, aunque pusieron todo su empeño en ello, no me llegó a convencer. Crearon un entorno virtual con sus correspondientes stands que resultaba sumamente frío, y lo dice alguien que pasa gran parte de su tiempo en esta red de redes.

Ahora bien, los tiempos han cambiado, Internet se ha vuelto mucho más social gracias a herramientas como Facebook y Twitter, y además contamos con nuevos mimbres para hacer este cesto, como los hangouts de Google.

Podéis leer el artículo completo en el blog de Librista, comparador de readers, con el que colaboro.

¿Debe un autor participar en las redes sociales?

¿Debe un autor participar en las redes sociales?

Este post fue publicado originalmente en el blog de sinerrata, editorial con la que colaboro en tareas de difusión en redes sociales.

Partiendo de la premisa de que la labor de un escritor es, ni más ni menos, que la de escribir, algo que no haría falta ni aclarar, porque es lo obvio, sí que podemos hacer un mero análisis de la conveniencia o no de usar unas herramientas, que están ahí, para difundir su tarea y su obra. Estoy hablando, claro está, de las redes sociales. Y siendo honesto: no, esto no va a ser un análisis, sino la mera exposición de la opinión de quien esto firma.

Dicho esto, y a modo de resumen diré que creo que sí: que un autor debe estar presente en redes sociales, siempre que se sienta a gusto, que el medio no le sea ajeno, y que tenga claro para qué quiere estar. Porque en redes, como en casi todos los ámbitos de la vida, se puede estar para muchas cosas, y adoptar muchas actitudes diferentes, sin que unas tengan que ser, en modo alguno, mejores o peores que otras.

Quede claro también que al final cada uno actúa como cree conveniente, y que hay muchos escritores haciendo cosas, tejiendo estrategias, que yo no haría, y a los que les va fenomenalmente bien. Pero como esta es mi visión, voy con ella, y me permito deslizar un par de consejos basados en mi experiencia:

  • Yo no me plantearía las redes sociales como una herramienta de marketing, o al menos no solo de esa forma. Evitaría a toda costa construir un muro de un perfil o una página oficial, con el mero acumulo de enlaces de compra, o con menciones reiteradas a este o aquel ranking de ventas. 
  • Sí que me plantearía mi presencia como, o bien la oportunidad de articular una pequeña comunidad de seguidores en torno a, por ejemplo, una página oficial en Facebook o en G+, o bien el uso de perfiles en cualquier red social, (Facebook, Twitter, Pinterest, G+,…), de forma más personal, pero sin olvidar que nuestra tarea de escritor forma parte de nuestro día a día. 
  • Es importante no olvidar que en redes sociales como Facebook o G+, permiten desarrollar diversas estrategias de forma paralela, separando, si nos viene bien, totalmente asuntos más personales de temas públicos, ya sea mediante el uso de páginas oficiales, o segmentando de forma adecuada lo que decimos en un perfil. 

Tengo bastante claro que estar en redes sociales no es imprescindible, ni obligatorio, para ningún escritor. Pero ojo, como tampoco nadie debería sentirse obligado a desplazarse hasta una pequeña librería de una ciudad de provincias a realizar una presentación a la que no sabemos, de antemano, si va a acudir alguien o no.

También pienso que las editoriales, de cualquier tamaño, por contra, sí que deben de estar, dando difusión a los libros del catálogo, y a la filosofía y el día a día de la editorial. Creo que hoy en día, es una función más, entre las muchas que tiene que hacer una editorial. Si después el autor quiere aportar, desde su punto de vista, como se suele decir, miel sobre hojuelas. Puede hacerlo por libre, pero en ocasiones la editorial, sobre todo si es pequeña, y el escritor, pueden trazar estrategias conjuntas.

En sinerrata editorial, con quienes tengo el placer de colaborar en tema de redes sociales, creo que lo tienen bastante claro. Siendo una editorial nativa digital, la presencia en redes es casi obligatoria. Si después hay una autora, como es el caso de Lucía Solaz Frasquet, que se desenvuelve bien en redes y mantiene una actividad propia muy interesante, redunda en beneficio del libro.

Y siempre se pueden hacer actividades conjuntas o en colaboración con terceros, como por ejemplo la que pudimos hacer con 24 symbols, web en la que se pueden leer los libros de sinerrata, y que cada mes, mediante un evento en Facebook, elige un libro para protagonizar un club de lectura. Cuando el libro seleccionado fue Manuscrito en el tiempo, de Lucía, ella participó en el debate que se generó con los lectores. Que algo así pueda articularse online, sin hacer un gran despliegue de medios, me parece una oportunidad que sería una pena no aprovechar.

Enrique Meneses, se nos fue el maestro

Este post fue publicado originalmente en el blog Generación Young, el día 26 de enero de 2013.

El día 7 de enero difundía en redes sociales, concretamente en Twitter, una fantástica entrevista que le habían hecho a Enrique Meneses en el magazine de cultura contemporánea Jot Down. En las imágenes que ilustran el artículo, publicado en diciembre, se ve a una persona de apariencia frágil, pero con gran viveza en la mirada, que a lo largo de la entrevista menciona el cáncer que había superado.

No sabía en esos momentos que Meneses había fallecido precisamente el día antes, y que estaba a punto de divulgarse, (si no se conocía ya), la triste noticia.

En esta parte del post es cuando yo debería denunciar enérgicamente que la figura de Enrique Meneses no es todo lo conocida que debiera, que mucha más gente debería estar hablando de todo lo que ha hecho este hombre por el periodismo. Pero es que soy el primero que debe de entonar el mea culpa, ya que solo hace unos años que sigo la labor de este hombre.

Y no empecé a hacerlo porque conociera de antemano el importante periplo que llevo a cabo en Sierra Maestra, compartiendo charla y puro con Fidel Castro y el resto de los guerrilleros que se habían levantado contra Batista. Tampoco lo hice porque supiera que Meneses había sido reportero en conflictos como el de Angola, o el de Sarajevo, ni porque hubiera leído alguno de sus libros, como pro ejemplo en el que cuenta su viaje desde El Cairo hasta El Cabo con tan solo 200 libras en el bolsillo.

Fui siendo consciente de todo el trabajo que había hecho con anterioridad siguiendo a Enrique Meneses en las redes sociales, y leyendo los artículos que publicaba en su blog. Porque Meneses ha sido un veterano que se adaptó a lo que algunos llaman periodismo 2.0 con una naturalidad pasmosa de la que carecen muchos de sus colegas más jóvenes.

Él llega a decir en la entrevista que menciono al principio del post, la de Jot down, cosas como ésta:

El futuro son los bloggers. Hasta puedes hacer tu propio periódico. Hay gente que me pregunta cómo he podido adaptarme a esto. Empecé con una  máquina de escribir, ¿por qué no voy a seguir progresando y seguir aumentando conocimientos?

¡Cómo no iba a adaptarse una persona que ha sido freelance toda su vida y ha escrito sobre lo que le ha apetecido! Una persona que incluso ha inculcado el gusanillo de los blogs a colegas de profesión. Leyendo este artículo de ABC me entero de que llegó a poner en marcha un canal de televisión desde su propia casa: Utopiatv. Mientras que más de una persona con su trayectoria se hubiera conformado con mirar al pasado y suspirar por lo que no volvería, Meneses supo mirar al futuro, y ponerse manos a la obra. Toda una lección.