Bailan, sí, para salvarte la vida

Bailan, sí, para salvarte la vida

[adrotate banner=”1″]

Somos un país que se indigna con facilidad. Ahora mismo está todo el personal cabreado, muy cabreado, y con muchísima razón. Estamos cabreados porque nos roban…, los políticos que como ciudadanos hemos puesto ahí. Estamos cabreados porque vemos que cuando hay una crisis los políticos que, de nuevo, nosotros hemos puesto ahí, no dan la talla en la gestión, principalmente porque dedican las primeras 48 horas no a trabajar, sino a salvar su propio culo.

Me preocupa, y me cabrea, como a todos, lo que está pasando estos días, la crisis sanitaria causada por el ébola, y lo que está pasando estos años, terrible descrédito de la clase política, crisis económica, desmantelamiento de la sanidad pública en muchas regiones; una sanidad, que yo creo que por encima de consideraciones ideológicas casi todos estamos de acuerdo en mantener.

Me preocupa, pero me preocupa más que nada cambie cuando se nos pase la indignación, cuando las diversas crisis amainen un poco, que seamos como una botella de gaseosa que se ha agitado demasiado. Yo personalmente más que en la ideología creo en la sociedad civil, en una sociedad capaz de llegar a ciertos acuerdos mayoritarios sencillos, como mantener una sanidad y una educación públicas mande quien mande, un sistema de ayudas por dependencia que nos sirva a todos y, que se gaste nuestro dinero en más investigación científica y menos desfiles militares.

No pensemos que vivimos en un país de mierda. Todos los días nos cruzamos por la calle con gente que, por ejemplo, trabaja para salvarnos la vida. Pero después llegamos a casa y nos hablan del último peinado de Cristiano Ronaldo, o de la dieta que sigue un colaborador de Sálvame. El ocio está bien, y es importante en nuestras vidas, pero los focos nunca están puestos en las personas que de verdad trabajan por la sociedad.

Personas como los científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, que cada día trabajan para dar más esperanzas y calidad de vida a la gente que padece diabetes, alzheimer o cáncer. Si únicamente lo pienso con la cabeza diría que es lamentable que en lugar de dedicarse a trabajar, esta gente tenga que andar bailoteando. Pero dejándome llevar por otra clase de pensamiento únicamente puedo apoyarlos. Hay que bailar, pues bailamos, y además lo hacemos bien, y con todo nuestro sentido del humor puesto en el asador. Y después, trabajaremos para salvarte la vida, aunque tú nunca lo sepas.

Ved el vídeo, por favor, puesto que cada visionado significa una microdonación, pero después no nos olvidemos de exigir a nuestros políticos que inviertan en ciencia, y en I+D, y que no seamos una vergüenza cuando alguien consulte las cifras que cada país ha donado para paliar una emergencia sanitaria tan compleja como la del ébola.

Romance Festival 2014, ¿serán así las ferias literarias del futuro?

Romance Festival 2014, ¿serán así las ferias literarias del futuro?

[adrotate banner=”1″]

romance_festival_2014-300x256Gracias a un artículo de Alfredo Álamo en Lecturalia, me entero de que el grupo editorial Harper Collins ha organizado un festival literario que va a transcurrir íntegramente en Internet. Inmediatamente ha sucitado mi curiosidad y he buscado más información sobre el evento. Recuerdo hace unos años una idea similar puesta en marcha por el portal de autopublicación Bubok que, aunque pusieron todo su empeño en ello, no me llegó a convencer. Crearon un entorno virtual con sus correspondientes stands que resultaba sumamente frío, y lo dice alguien que pasa gran parte de su tiempo en esta red de redes.

Ahora bien, los tiempos han cambiado, Internet se ha vuelto mucho más social gracias a herramientas como Facebook y Twitter, y además contamos con nuevos mimbres para hacer este cesto, como los hangouts de Google.

Podéis leer el artículo completo en el blog de Librista, comparador de readers, con el que colaboro.

Rompiendo barreras: lectores electrónicos, dislexia y otros temas

Rompiendo barreras: lectores electrónicos, dislexia y otros temas

[adrotate banner=”1″]

bad-268x300

La única parte buena, y evidentemente no lo compensa, del cierre de Intangible Editorial, del que ya os hablé en su momento, es que su editor, Aharón Quincoces, está aprovechando parte de ese tiempo extra que, sin duda, preferiría no haber tenido, para regalarnos espléndidas reflexiones en su blog.

Aunque sea algo obvio, lo diré, no estoy de acuerdo en algunas de las cosas que dice, algo que comento desde la humildad, porque él conoce el mundo de la edición electrónica mucho mejor que yo. Pero hay otras veces, como hoy, en las que no solo estoy de acuerdo, sino que le agradezco que toque temas como el de los libros electrónicos y la dislexia, porque pienso que nos pasamos demasiado tiempo divagando sobre los problemas que la irrupción del e-book ha podido causar en el ya maltrecho sector editorial, y demasiado poco reflexionando sobre sus indudables ventajas sobre el libro en papel. Y hacer la vida más fácil a los lectores con dislexia es tan solo una de ellas.

Podéis leer artículo completo en la web de Librista, comparador de lectores electrónicos