Blog de escritor, ¿dónde, cómo y por qué?

Blog de escritor, ¿dónde, cómo y por qué?

Antes que nada la primera pregunta a responder sería: ¿necesito un blog de escritor?, ¿blog o web? Mi respuesta a esto sería que sí, que a pesar de tu más que probable presencia en un montón de redes sociales, nunca está de más tener tu propio rincón, donde informes sobre tus libros, dónde obtenerlos, tu actividad diaria, y a partir de ahí todo lo que quieras. Dicho esto, tendrías que decir dónde y cómo lo tienes, si con dominio y alojamiento propios, o alojado en alguna plataforma. Citaré también alguna opción intermedia. Sobre la disyuntiva web o blog, es sencillo, hay plataformas como WordPress que aunque las citemos siempre al hablar de blogs, sirven para crear cualquier tipo de web, con zonas más o menos estáticas. Yo te recomendaría que aunque optes pro primar información más o menos fija, reserves un espacio a modo de blog dentro de tu web. Exploremos las posibilidades:

  • No quiero ninguna complicación: Bueno, si ese es tu caso lo más sencillo es que te asomes a Blogger, o a WordPress.com, (no confundir con el .org que citaré luego). Allí tendrás en dos patadas un blog con una plantilla a elegir y una dirección del tipo miblogchupiguay.wordpress.com o miblogchupiguay.blogspot.com.es.
  • No, no, menos complicaciones todavía: Me lo pones difícil, pero te aconsejo probar una de estas dos redes sociales: tumblr o medium. Medium lo creó una persona que estuvo en Twitter antes, podrás crear rápidamente un blog sencillo, aunque yo no lo veo para una web un poco más completa de escritor, sinceramente. Sobre tumblr hablé largo y tendido aquí.
  • Yo me lío la manta a la cabeza con todas las consecuencias: Tendrás que dedicar más tiempo, pero tu blog será tuyo, y unicamente tuyo. En este caso la mejor opción es entrar en WordPress.org, descargarte el software e instalarlo. Previamente necesitarás escoger una empresa, como Arsys, que te proporcione el hosting, y donde puedas reservar también el dominio adecuado; elígelo con cuidado. Después te recomiendo elegir l plantilla con paciencia, hay muchas opciones gratuitas, pero si quieres algo más sofisticado tendrás que mirar las plantillas de pago, como la de este blog. No hay prisa, puedes empezar con las gratuitas.
  • ¿Alguna opción intermedia?: Sí, hay un apaño intermedio que es muy sencillo. Consiste en elegir cualquiera de las opciones que menciono en los dos primeros puntos, pero que el blog tenga dominio propio. Obviamente tendrás que reservar el dominio, y seguir las instrucciones que te den al respecto en la plataforma que hayas decidido usar.

¿Te animas?

El millonario, de Venance Konan #100lecturasafricanas

La vida de Aladji, vendedor de corderos e imán en un barrio humilde, da un vuelco cuando su hijo Mohamed gana un premio de la lotería. Se enfrenta entonces a un dilema vital: seguir los preceptos del Corán, y renunciar al premio, o entregarse a los sueños de una vida más fácil. O intentar convencer a todos, también a él mismo, de que las dos vías son compatibles. Solo hace falta una buena capa de retórica. Y poca vergüenza. Una fábula sobre el dinero y su capacidad de transformar los principios. Un relato sobre los deseos legítimos de una vida mejor en tiempos de crisis y las ambiciones no tan lícitas que se persiguen a cualquier precio.

Cuando Sonia, del blog LitERaFRicAs me propuso aportar mi granito de arena a la campaña #100lecturasafricanas le dije que sí al momento. Mi conocimiento sobre la literatura de este continente, tan grande y tan diverso, que tenemos tan cerca es muy limitado, pero gracias a mi colaboración con la editorial 2709 books he podido descubrir a un autor que es para mí ya imprescindible.

Me consta que una de las intenciones de Marina, entre otras muchas, cuando pone en marcha un proyecto como 2709 books es que nos acerquemos a la literatura, de momento africana, (estoy seguro que algún día abrirá el abanico de autores), despojándonos en primer lugar de cualquier tópico y estereotipo que tengamos en mente. Y para eso, especialmente si es uno de los primeros acercamientos, como en mi caso, Konan es perfecto.

Cuando le recomiendo un libro de Venance Konan a un amigo, o a un blogger literario lo primero que le digo es que es muy divertido, que todas sus historias hacen gala de una ironía muy fina. Después ya le comento de qué va el relato, o de si va a verse en él reflejado algún aspecto de la vida cotidiana en Costa de Marfil. Pero al final las pulsiones, anhelos, deseos que nos mueven a todos son los mismos en cualquier rincón del globo: el sexo y la política; el trabajo, la propiedad privada y la fiesta; la religión

En el caso de El millonario, que es último relato de Konan que ha visto la luz en castellano gracias a 2709 books, chocan, de nuevo la religión, y el dinero, obtenido por un juego de azar. Un dilema moral, muy humano, en el que se ve envuelto un imán de barrio, Aladji. Yo creo que os hará reflexionar, no en vano son disyuntivas que existen desde que el hombre empezó a vivir en sociedad, pero sobre todo os hará esbozar una sonrisa.

Mientras los dos ancianos hablaban, Aladji reflexionaba a toda velocidad. Veía cómo se esfumaban sus sueños de ir a La Meca y casarse con la pequeña Fatoumata. Todo por culpa de esos dos viejos que habían ido a recordarle que el Corán prohíbe los juegos de azar.

Venance Konan. Venance Konan nació en 1958 en Bocanda, Costa de Marfil. En el colegio le picó el gusanillo del periodismo y en 1987, de vuelta en su país a los pocos días de doctorarse en Derecho por la Universidad de Niza, se unió al equipo del periódico Ivoir’ Soir y pudo entregarse a su pasión. En 1993 obtuvo el premio al mejor periodista de investigación de Costa de Marfil por una serie de reportajes sobre la guerra en Liberia y la droga en su país. Entre los años 2002 y 2006 fue el responsable de grandes reportajes en Fraternité Matin y, más tarde, corresponsal en Afrique Magazine. Tras las elecciones de 2010, vivió en la Maison des Journalistes de París. Volvió a Costa de Marfil en abril de 2011 y, desde entonces, es redactor jefe del grupo Fraternité Matin.

Foto y © de Abdoulaye Coulibaly.

10 bloggers, un libro, y la librería que quieras imaginar

10 bloggers, un libro, y la librería que quieras imaginar

librería-vuelta-esquina-libro-cuentos

Diez autores y once relatos rinden un espléndido homenaje a librerías, libreros, libros y lectores. Policíacas, misteriosas, románticas, fantásticas, realistas… historias extraordinarias con el protagonismo indiscutible de una librería siempre única, como la imaginación de quien la describe y la habita, de quien la dota de personajes y llena sus estantes de libros raros y maravillosos para que el lector se pasee por entre sus prometedores estantes. Por estas páginas transitan encantadoras investigadoras, clásicos que cobran vida, libreros excéntricos, herencias librescas, detectives suspicaces, acertijos de siglos pasados, palabras mágicas que conjuran hechizos olvidados, James Joyce, Hemingway, una dragona y hasta el mismísimo señor de las tinieblas. Entra, lector, ponte cómodo y respira sin prisas el aroma de la literatura bajo el tenue polvo de sus estantes. Traspasa el umbral de estas librerías, eres más que bienvenido.

Mis nueve compañeros han escrito fantásticos posts de presentación de este libro, que podéis encontrar en sus blogs, clicando, al final, en el nombre de cada uno de ellos, así que yo básicamente lo único que quiero hacer es mostrar agradecimiento. Y estoy pensando especialmente en Mónica Gutiérrez Artero, para mí mónica-serendipia, por el nombre de su blog, ya que me “ha obligado” a escribir un cuento, a volver a retomar la senda que tenía casi aparcada con la única excepción de los microrrelatos que subo a este blog.

Ella es el alma mater de este libro, la que ha ido contactando con todos los demás, (creo que fue en julio), y explicándonos lo que tenía en mente, yo creo que muy claro, desde el principio: juntar un grupo de bloggers, proponernos un tema, las librerías, pero sin ninguna clase de cortapisa en cuanto al género del relato.

Como he dicho ya varias veces, el nexo de unión entre nosotros es que todos estamos en la blogosfera, que Mónica nos conoce por una u otra razón, y que algo de lo que haya leído de cada uno de nosotros le ha llamado la atención. El resultado de esta pequeña aventura de momento se puede adquirir en Amazon en formato digital, aunque una de las compañeras está trabajando ya para que pronto se pueda comprar también en papel.

Espero que con el tiempo podamos ofrecerlo en formato ePub a través de alguna otra plataforma de venta.

Y esto es todo. Estos son los blogs de los compañeros:

Belén Barroso,

Ana Bolox,

Alejandro Gamero,

Rebeca C. Garin,

Ana González Duque,

Mónica Gutiérrez Artero,

Aránzazu Mantilla,

Desirée Ruiz Pérez y

JAP Vidal.

Y se me olvidaba: el prólogo es de Mientrasleo

El ebook está acabado, las librerías tradicionales cierran, ¡hala, todos para casa!

El ebook está acabado, las librerías tradicionales cierran, ¡hala, todos para casa!

Desconozco si lo que voy a comentar es algo propio de la cultura hispana, o si pasa en cualquier país del mundo, pero es algo que yo no acabo de entender. Por desgracia, para los que estamos interesados en “el asunto este de los libros”, cada vez que abrimos el navegador nos encontramos con alguna mala noticia relativa a nuestro sector: si no son las ventas de libros electrónicos que se estancan, es esa librería mítica de toda la vida que acaba de echar el cierre.

La parte que yo no entiendo es que, si todo el mundo se dedica a lo mismo, a crear obras literarias y hacérselas llegar a la gente, por qué tengo la impresión de que unos actores esgrimen este tipo de noticias contra otros. Algunos de los que dicen amar el libro en papel al parecer se alegran si el libro electrónico no avanza con brío, y los “guruses” del cambio de paradigma parecen esperar agazapados a que cierre algún templo de la venta de libros en papel.

A mí esto me da cierta pena, porque a mí por encima de todo lo que me apasiona es leer, (y de forma secundaria escribir, y arrimar el hombro para que las editoriales vendan). Algunos adoramos los libros en papel con los que hemos crecido, y a la vez sabemos ver las ventajas que en algunos ámbitos tiene el ebook.

He hablado de sensaciones. Pero también podemos hablar de datos que por si solos, fuera de contexto o incompletos, no valen nada. A veces, cuando se habla del estancamiento en las ventas de ebooks, ni siquiera dejan claro si hablan de contenidos, o de dispositivos. Si hablamos de los lectores de tinta electrónica, lo extraño sería que un dispositivo que, bien cuidado, tiene una vida útil muy larga, cuyo comprador potencial es un gran-lector, y que no puede competir de tú a tú con dispositivos multimedia, siguiera aumentando sus ventas de forma exponencial.

Y si hablamos de contenidos, de su venta, sí que tenemos un problema, está claro, pero el listado de sus causas se me antoja largo, variado, y complejo. Aunque yo haría dos incisos: decir que se editan menos libros electrónicos, y fijarse únicamente en el dato del ISBN, empieza a ser peligrosamente inexacto, ya que gran parte de la autopublicación prescinde de esta herramienta. El segundo inciso es que podemos hablar de poca venta de contenidos, pero el que diga que el libro electrónico está acabado, que monte en el metro y mire a su alrededor.

La otra cara de la moneda. El libro en papel, estoy convencido, tiene por delante una vida muy larga. Las librerías deberían ser una apuesta de cualquier amante de la lectura, y precisamente hay gente que publica en digital, pero no está dando la espalda a las librerías, todo lo contrario. Algunos se apresuraron a decir que el libro de toda la vida iba a pasar a la historia, cuando la realidad es que, en su sencillez, es un objeto maravilloso, que nos acompañará mucho tiempo aún.

Algunos pensamos, aunque me empieza a preocupar que seamos pocos, que lo que hay que hacer es publicar buenos libros, y después hacérselos llegar a cada lector en el formato que demande, ya sea papel o digital. Y que probablemente cada historia acabe funcionando mejor en un soporte u otro, y que algunas de ellas darán el salto al audiolibro, a una aplicación enriquecida con otros contenidos, o a una nueva edición en papel más cuidada. ¿Por qué nos gusta poner puertas al campo? Y lo que es peor, ¿por qué a veces me da la impresión de que nos alegramos si alguien se cae y no se puede levantar?

Rabia, la serie que no acaba de infectar

Rabia, la serie que no acaba de infectar


serie-rabiaSomos muchos los que queremos que la ficción española se atreva a explorar nuevos caminos, que hasta ahora, al parecer, eran coto vedado de las series anglosajonas, como la ciencia-ficción o el terror. Somos muchos los que el año pasado, por vez primera, nos hicimos fans de un ministerio, el del tiempo claro está; o los que nos decepcionamos con Refugiados, una apuesta que prometía, prometía, pero no cumplió.

Y me ha venido esta segunda serie a la cabeza, porque después de ver tres capítulos de Rabia, empiezo a tener la misma sensación. La premisa, de fantasía o ciencia-ficción, que me ha hecho sentarme a verlas, queda difuminada en el fondo de un drama en el que solo tiene protagonismo la interacción entre los personajes. En el caso de Refugiados era una familia, cuyos miembros ocultaban partes de su pasado, mientras que en el caso de Rabia nos encontramos con un variopinto grupo de personajes encerrados en una casa.

¿Qué nos cuentan en Rabia?

Para los puristas del género zombies, decir que a priori, en Rabia, nos estaban vendiendo una serie de infectados, al menos con su vertiginoso comienzo mostrándonos un caso en un cine. No es cuestión, tal vez, de exigir rigugosidad científica a raudales, pero aquí el tema cojea desde el principio. Nos cuentan que el causante de la ¿epidemia? es un virus derivado del del rabia, de ahí el título, pero nos dicen que el origen es un tratamiento de terapia génica ilegal al que se sometieron enfermos de enfermedades como la fibrosis quística. Todo muy endeble y poco plausible, explicado de forma atropellada en plan documental en la cabecera de la serie.

Bueno, corremos un tupido velo y seguimos. Entonces se supone que luchamos contra una enfermedad infecciosa, aunque aquí a nadie parece preocuparle el tema. ¿Es o no es infecciosa? ¿Pasa algo si te muerde un rabioso? Solo sabemos que los sometidos a la terapia tienen el virus latente en su interior, y en algunos casos, sic, la rabia se activa y en otros no.

Tenemos un reparto potente, aunque más pensado para que haya una anciana, un niño, una guapa, un macarra, un tipo nervioso e impredecible, un tipo duro pero honesto, una mujer fría… cof, cof que en que el grupo funcione como tal, encerrado en una casa. Hemos visto un solo caso de rabia, y el pobre hombre ha muerto ya, y todo bascula en torno a dinámicas de grupo más propias de la casa de Gran Hermano, que de la serie de ficción que algunos esperábamos.

Es panorama se completa con que en el exterior no pasa nada, salvo que la policía no da pie con bola. ¿Los resultados de todo esto? Que en tan solo tres capítulos ya han dilapidado la audiencia inicial de la serie, y casi casi, han arruinado las expectativas de los que les seguimos dando más oportunidades.